La repatriación de los dos marineros del “Albacora” se retrasa por las autopsias

El atunero vigués “Albacora Cuatro” | AEC

La repatriación de los dos marineros fallecidos en el pesquero gallego “Albacora Cuatro” se retrasará unos días debido a los trabajos que se están llevando a cabo para la realización de las autopsias en las islas Seychelles.


Así lo confirmaron diversas fuentes conocedoras de los hechos, que explicaron que al encontrarse los cadáveres llenos de amoníaco esto retrasa las labores de los forenses.


En este sentido, pese a que ya pasó una semana desde el trágico suceso, que acabó con la vida de dos marineros gallegos, todavía no se repatriaron los cuerpos, aunque en un primer momento se indicó que en cinco o seis días podrían volver a España.


Fuentes del Ministerio de Exteriores consultadas por Europa Press confirmaron que la Embajada está en contacto “permanente” con las familias de los fallecidos para informarlas de los trámites que tienen que realizar.

Además, también están tratando con las autoridades locales la posibilidad de agilizar los procedimientos en la medida de lo posible.


Causas

Todo ello después de que el atunero “Albacora Cuatro” sufriese una fuga de amoniaco en la tarde del miércoles pasado, día 15 de junio, mientras era reparado en un puerto de las Islas Seychelles, lo que se saldó con la muerte de dos de sus tripulantes.


Los fallecidos, por inhalación de dicho gas según las primeras investigaciones, fueron el jefe de máquinas y el primer oficial del buque, ambos naturales de la comarca de O Barbanza. En concreto, Ángel, de Palmeira, municipio de Ribeira, y Francisco, de Xuño, municipio de Porto do Son.


El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, siempre defendió el compromiso del Ejecutivo central en colaboración con la armadora del atunero “Albacora Cuatro”, para “adelantar” los tiempos “lo antes posible” de las repatriaciones de las víctimas del accidente registrado en las Seychelles, que se saldó con dos fallecidos y ocho heridos.


Racha

Con su puerto base en Vigo y bandera española, el buque cuenta con una eslora de 83 metros y su alta definitiva se produjo en 1989. Este pesquero fue secuestrado en el año 2000 frente a los costas de Somalia, cuando pertenecía a una compañía vasca.


El presidente de la Cooperativa de Armadores de Pesca del Puerto de Vigo (ARVI), Javier Touza, lamentó la “mala racha” que atraviesan sus asociados tras el accidente que sufrió el atunero “Albacora Cuatro” en Seychelles.


“Llevamos meses muy complejos, y después de la desgracia del “Villa de Pitanxo”, hace pocos días se nos hundió el “Piedras” en Gran Sol, gracias a Dios sin víctimas humanas; y ahora un barco atunero habitual aquí en el Puerto de Vigo, ya que vienen a hacer las reparaciones y utiliza nuestros astilleros y empresas auxiliares”, indicó Touza, que insistió en que aunque “todos estos siniestros son expresión de la internacionalización de nuestro sector: el “Villa de Pitanxo” en la zona de Nafo, el “Piedras” en aguas irlandesas, y el “Albacora Cuatro” en Seychelles”, no menos cierto es que “todo se puede mejorar” y que ese es el objetivo para proteger a las tripulaciones. 

La repatriación de los dos marineros del “Albacora” se retrasa por las autopsias

Te puede interesar