lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Jorge Saavedra: De fundar Art & Sushi a dedicarse a la gestión integral de proyectos inmobiliarios

Jorge Saavedra. I INSTAGRAM JORGE SAAVEDRA

Jorge Saavedra abrió Art & Sushi (Juan Flórez, 46) en el año 2014 mientras se encontraba estudiando diseño industrial. Estaba en segundo de carrera y a Jorge le apetecía diseñar un espacio, su propio espacio. Es amante de la arquitectura, tiene familiares que se dedican a ello y sus padres, son amantes de la arquitectura y de la decoración de interiores. 

 

Con 22 años, Saavedra consideraba que a un joven que está en segundo de carrera le iba a costar mucho trabajo que alguna empresa le diese la oportunidad de diseñar algún proyecto. "Yo pensaba, nadie va a confiar en un chico que está en segundo de carrera, no tengo experiencia, no tengo portfolio, no tengo nada, no se van a fiar. Entonces decidí hacerlo para mí", afirma.  

 

Decidió apostar por la hostelería, concretamente por un restaurante de Sushi, el segundo que se abriría en la ciudad, el primero fue el restaurante Kioto. "En realidad mi familia nunca se ha dedicado a nada relacionado con la hostelería, pero en mi casa se ha hecho sushi desde que somos muy pequeños mi hermano y yo. Mi padre estudió en California y allí estuvo trabajando de camarero en restaurantes japoneses para pagarse la carrera. Allí le enseñaban. Desde que somos muy pequeños hace sushi en casa, no había restaurantes japoneses en España, prácticamente. Hablo del año 1995".

 

El interior del restaurante Art & Sushi. I FACEBOOK Art & Sushi

 

Para poder montar su negocio, Jorge tuvo que vender un coche clásico que había comprado cuando tenía 18 años. Un coche al que le tenía especial cariño y al que le había dedicado muchas horas de trabajo. "Con 18 años me compré un coche clásico, un coche antiguo del año 73. Era un descapotable muy bonito. Lo desmonté entero y lo volví a montar. Mis tíos me dejaron un taller y lo restauré durante un verano entero. Lo tuve desde los 19 años hasta los 22. Cuando decidí montar mi proyecto, puse el coche en venta, se lo vendí a un empresario en Vigo que me lo pagó muy bien", destaca. 

 

El local que abrió por aquel entonces, nada tiene que ver con el que podemos encontrarnos a día de hoy. Contaba con unos recursos limitados y todo lo que fue posible lo realizaron a mano: pintaron el local, hicieron las mesas... "Me gasté el dinero del coche en los materiales, en las vajillas y en formar al personal. Mucha gente me pregunta si el dinero me lo dieron mis padres, y la respuesta es esta. Además, hay un dato muy curioso, porque a día de hoy, me he vuelto a comprar ese mismo coche tres veces y lo he vuelto a reformar".

 

Unos años después, Jorge abrió las puertas de un segundo Art & Sushi, en esta ocasión en Madrid. Un local que costó cuatro veces más que el de A Coruña: "Ya nos encontrábamos en otro momento económico, el Art & Sushi de A Coruña ya había despegado, ya tenía tres años. Cuando tuvimos el dinero suficiente para montarlo, decidimos lanzarnos. Abrir en Madrid fue de la siguiente manera: Tengo familia en Madrid, iba por la calle pasendo y vi un local que hacía esquina que tenía un cartel que ponía "se alquila", levanté el teléfono y llame. Por suerte, el agente inmobiliario estaba cerca y vino a enseñármelo. Cuando me di una vuelta por el local y pude comprobar la distribución de este, le hice fotos, tomé las medidas y levanté un plano. Me vine para A Coruña y al día siguiente lo llamé y le dije que me quedaba con el local. Realmente el local me encontró a mí, mi intención no era abrir en Madrid", destaca. 

 

Tataki de atún rojo con aguacate y salsa ponzu, uno de los platos de Art & Sushi. I FACEBOOK ART & SUSHI

 

En la actualidad, han vendido el restaurante Art & Sushi de Madrid y también el restaurante Poke by Art, un local de Poké Bowls que se encuntra en el número 3 de la calle Galera, y que también era de su propiedad. "A día de hoy me dedico a realizar reformas, pero con inmuebles. Considero que abrir los locales y hacer dichas reformas, me ha dado una experiencia para saber cuándo algo es rentable y cuando no, simplemente con ir a ver el local y hacer un estudio de mercado de quince minutos de la zona. Compro inmuebles, les realizo reformas integrales y los vendo". 

 

Grupo Art, el nombre elegido para la empresa dedicada a restauración y promoción inmobiliaria, no podía dejar de incluir la palabra arte. "Amo el arte. Siempre he tenido libros de arte en casa y me gusta muchísimo, en especial el arte contemporáneo. Siempre que viajo a una ciudad, visito todos los museos de arte contemporáneo que hay. Por una parte, mientras hacía la reforma del Art & Sushi de A Coruña, me di cuenta de que las paredes quedaban un poco desangeladas y decidí contar con artistas de la zona y darles la oportunidad de que en nuestras paredes haya exposiciones de sus obras. Viste la pared, pero también le das la oportunidad a una persona de que enseñe lo que hace. Por otro lado, el sushi, dentro de la gastronomía, creo que es de lo más artístico que hay. Da libertad creativa a la persona que lo está haciendo: tiene muchos ingredientes y los tipos de presentación pueden ser infinitas. Hay presentaciones clásicas, hay presentaciones más novedosas y más sobrias, y como es una decisión de la persona que lo va a elaborar, pues me parece que va ligada al arte este tipo de gastronomía". 

 

La cabeza de este inquieto joven siempre está en funcionamiento. A pesar de que ahora se encuentra centrado en Grupo Art en su mente ya hay ideas para nuevos proyectos. En un futuro le gustaría abrir un espacio que fuese de reforma de coches clásicos pero que a su vez tuviese un espacio para una cafetería donde la gente pudiese ir a tomar algo y visualizar lo que están haciendo. "Me gustaría mucho convertir un garaje en un taller de reformas de coches clásicos y que a la fuese como una zona donde la gente pudiese ir a tomar algo y ver lo que estamos haciendo. Un taller con mucho nivel y mucha clase. Y con buena música. Qué fuse una mezcla de todo lo que me representa, por así decirlo. En España es un concepto que no se ve mucho y en A Coruña creo que quedaría muy bien. Sería unir un poco todo lo que a mí me gusta". 

Jorge Saavedra: De fundar Art & Sushi a dedicarse a la gestión integral de proyectos inmobiliarios

Te puede interesar